Acerca de...

En su concierto debut en Londres, Guadalupe Plata ya recibió críticas del tipo: “Al ver a esta banda de culto, el técnico de sonido admitió que nunca había asistido a nada parecido”. Así es. Con tan sólo tres LP a sus espaldas y un EP inicial -¡ojo! todos los títlos de sus discos son homónimos a la banda- y premios como el de Ojo Crítico o los Premios de la Música Independiente a la mejor banda europea (premios que recibieron en su momento The XX o Adele), ya son una banda de culto. Guadalupe Plata se posicionan como uno de los mejores grupos del panorama nacional actual, y no se les puede perder la pista. Estarán en Madrid tocando por partida doble en OCHOYMEDIO (sala But) junto con The Limboos. Jueves, 3 y viernes, 4. Así que, si no tenías plan durante el puente y te pesaba un poco, no sólo lo acabas de resolver, si no que podrás asistir a un concierto como pocos has visto este año. Dile a tus nietos que estuviste viendo a Guadalupe Plata en directo.

¿A qué suena?

Si te dicen que Guadalupe Plata vienen de Úbeda, tierra de olivos de la provincia de Jaén, tardarías lo tuyo en creértelo. Este grupo parece que ha salido de la América más profunda, cuyo blues ejecutan con toda la dignidad del mismísimo Skip James o de los posteriores Canned Heat. Pero no se quedan ahí. Guitarras electrónicas rockanrolleras, una atmosfera oscura e irónica, un deje cinéfilo. Guadalupe Plata se sumerge en las profundidades del rock sureño para explayarse en partes instrumentales, que dejan paso después a una voz macarra y desganada. Y ésta, algunas veces, le canta a la Semana Santa de Úbeda. Nosotros te lo aseguramos: no has visto nada igual.

¿Por qué tienes que ir?

Además de tener dos posibilidades de ver a Guadalupe Plata (por lo cual, la excusa de “ese día me pilló mal” se reduce a la nada) y por menos de quince euros la entrada, te llevas a casa la experiencia de ver a otro grupo prometedor: The Limboos. Con tan sólo un añito de vida, este grupo es el acompañante perfecto. R&B muy muy muy marchoso, de ése que te impide estar quiero. Este puente, lo mejor ocurre en Madrid, y más concretamente, en OCHOYMEDIO.