Acerca de...

Que sí, que estamos en Navidad. Pero es que tu concepto de estas fechas es muy etnocéntrico. ¿Que no te imaginas tomándote un Coco Loco en un interceso con tu tabla a los pies entre ola y ola? A ver qué te responde un australiano, o un argentino.

Además, qué demonios, en el interior de la Sala Wurlitzer se está calentito. Así que puedes sacar tus mejores galas (una camisa lo más floreada posible y unos anillacos de calaveras) y disponte a surfear en asfalto con el concierto de los franceses The Irradiates, que vienen de la mano de Los Blue Marinos, que tampoco son mancos a la hora de crear metafóricamente grandes olas de sonido veraniego y rockero desde Valencia.

 

 

 

¿A qué suena?

Pues a qué van a sonar. A olas de nueve metros. A salitre ajando tu bronceado. A rubias sonrientes en trikini. Con un toquecito oscuro que, lejos de atragantarse, provoca una mayor sensación acuática. Guitarras espídicas y baterías irrompibles, eterna veneración por Dick Dale y un rollito similar a grupos de por aquí como Los Tiki Phantoms. Canciones en su mayoría instrumentales, aunque en alguna nos dan la sorpresa y se arrancan con las voces.

¿Por qué tienes que ir?

The Irradiates vienen a presentar su tercer disco de estudio, Revenge of the Plants, con su inconfundible estilo, mitad Spaguetti Western mitad Surf, y se acompañan de unos valencianos que tiene mucho callo en esto de la música surf. Una inmejorable ocasión de disfrutar de una noche de luna llena, tsunamis sonoros y contundencia. Para volver a casa con la ropa interior llena de arena sin necesidad de salir de Madrid.