Parece que fue ayer cuando daba sus primeros pasitos. Cuando trataba de ponerse en pie sobre la moqueta de una ciudad sobresaturada en lo que a salas de concierto se refiere, pero que iba perdiendo efectivos a un ritmo más que frenético. Que se puso de rodillas, que apostó por crecer en Madrid, un reducto que le daba la espalda progresivamente al mundo de la música en directo, agobiada por horarios cada vez más recortados, presiones vecinales y una gestión más que deficiente por parte de los organismos públicos pertinentes.

Y así, sin mayores pretensiones, la sala Wurlitzer se ha convertido en un referente de la noche capitalina. En un lugar donde disfrutar de grupos, bandas y solistas impensables de disfrutar en otros lares. No en vano, han conseguido forjarse un sello distintivo que ha calado en el grueso de la población madrileña. Esa que le llama “la Wurli”. Con cariño.

Y la Wurli cumple la friolera de nueve años. Nueve años luchando contra viento y marea por ofrecer una programación de calidad, dando cabida a propuestas refrescantes y renovadoras. Y para celebrarlo, nada mejor que una semana plagada de la mejor música para celebrar este dulce aniversario.

Durante esta misma semana, pasarán por sus carismáticas tablas gente de talla internacional y grupos nacionales de talento contrastado. Este martes abrimos la brecha con el inmenso Daddy Long Legs, una leyenda viva del Blues con mucha historia aún por escribir, que estarán acompañados por The Macumba Brothers, eminencias autóctonas también en el noble arte del Punk-Blues.

El miércoles 23  otro plato fuerte se cocina a fuego fuerte en las cocinas de la Wurlitzer. A modo de teloneros, Las Cruces. Histriónicos punks madrileños acelerados para los que no sirven las medias tintas. Y como plato principal, la contundencia hecha carne de los temibles Red Dons.

El jueves, unos viejos conocidos de la sala, el trío Rollercoaster Kills calentarán los ánimos del personal con sus punzadas canciones breves y certeras como un gancho en el mentón. Despúes, turno para los chicos de La Letra Pequeña y su saco de tralla listo para envasar. Finalmente, Solids ponen la guinda exótica a la velada, con sonidos herederos de Sonic Youth pero con denominación de origen de dueto de Montreal.

Y ya es viernes. Y el viernes, Grupo Sub1 y Kurt Baker Combo (Power Pop fresquito y directo desde Portland) abrirán las hostilidades antes de recibir a los británicos The Primitives. Sí, aquellos de Crash, pero si te quedaste ahí te descubrirán una enorme ristra de temazos bajo el zurrón.

El sábado será turno para Fast Food , un grupo madrileño también habitual en los saraos de la Wurli que beben del punk-pop y la aceleración. A posteriori se pasarán por el escenario The Dahlmanns , noruegos de guitarras enérgicas y una frontgirl de lo más peculiar. Por último, el toque veramente italiano de Manges. Una banda de pop punk italiano que lleva desde el 93 enseñándonos que hay otros países que adoran el género.

Por último, para poner el broche final a una semana redonda (o afilada como un imperdible más bien), la presencia de una banda turca que han llegado al reconocimiento internacional cuando se trata de esto de hacer post-punk con pintas góticas: She Past Away.

Una de nuestras salas favoritas cumple años. Y te instamos…qué coño. TE OBLIGAMOS a machete a que vayas a alguno de ellos . O mejor, a todos y cada uno. Ya nos lo agradecerás.

wurli