La peor canción de la historia. Qué categórico, ¿no? Como si hubiera forma humana de determinarlo. Como si todos tuviéramos un botón detrás de la oreja conectado a un pequeño microchip que recopila información en una gigantesca base de datos con parámetros acerca de la belleza absoluta y sus atributos irremplazables para provocar ciertos estímulos que produzcan ingentes cantidades de serotononina cuando una canción sea horrible. Medir la intensidad de la respuesta del cuerpo humano para luchar contra elementos dañinos y exógenos, ritmos, voces y guitarras que te enervan, para determinar así si una canción es la más abyecta de la historia.

No es tan enrevesado, cojones, y debería existir ya. Mañana es tarde. Porque así no cabrían interpretaciones sobre cuál es la canción más horrible que has tenido la desgracia de escuchar. Cuando salen a colación en una sobremesa con patxarán, esas discusiones acaban con alguien apuñalado con el vinilo en cuestión colocado estratégicamente en la zona internálguica en este país del nacionalcuñadismo en el que nos ha tocado vivir).  Lo más cojonudo de todo es que se hacen estudios sobre el particular, para determinar cuál es la mayor mierda que hemos escuchado jamás. En un alto porcentaje, suele salir esta:

 

 

Poderoso guano infumable, eh? Pero olvídense, muchachos. Esto de ser tan categórico en el arte no trae más que disgustos. O si no mira el vaso medio lleno de ARCO que valía doscientos mil machacantes o León Come Gamba.

Enfocaremos esto por la vía rápida. Contamos con vuestra colaboración a la hora de determinar cuál es la peor canción que habéis oído en la puta vida. A todos los que escriban un comentario les tenemos una sorpresa preparada.

 

(Este es un espacio para el asombro, el recogimiento y el preguntarse de qué se tratará la sorpresa patrocinado por Fan On Fire)

 

Y este es el momento en el que resolvemos tu interrogante. No te vamos a dar una mierda. Pero puede ser divertido juntarnos con unas cuantas canciones de esas que oírlas jode. Y no te cuesta un carajo dejarnos un enlace a la tuya. Venga, que ya estás aquí y te estás riendo un poco y pensando que somos algo perros. Venga, empiezo yo, para desentumecer:

 

Es que no pienso decir nada de esta puta bosta. De verdad que no. Venga, es vuestro turno. ¡¡¡¡¡Siguiente!!!!