Está en boca de todo el mundo, y no es casualidad. La expectación generada por esta nueva temporada de Juego de tronos está justificada mucho más allá de que queramos ver las localizaciones de Dorne en nuestro país. La lucha por sentarse en el trono de hierro antes de que llegue el invierno incluye un batiburrillo de elementos demasiado tentadores para el común de los mortales. Intrigas palaciegas, violencia explícita, toneladas de sexo, elementos paranormales y personajes mitológicos se dan la mano en pos de resultar la mejor telenovela del siglo XXI. Un neo vodevil de castillo que cuenta con millones de seguidores en todo el planeta.

No podemos decir que se trate de una serie donde la banda sonora juegue un papel primordial. Piezas clásicas para ambientar las batallas, que funcionan a modo de paisajes sonoros. Pero la sintonía de la intro es una tonadilla que está grabada a fuego (y hielo) en la cabeza de todo aquel que haya visto algún capítulo. Era cuestión de tiempo que miles de versiones vieran la luz. Recopilamos para ti las más llamativas.

 

Posiblemente, así sonaría la intro si en vez de Sevilla se hubiera grabado en el desierto de Almería y Khal Drogo estuviera interpretado por Lee Van Cleef. Todo un espagueti-western brillante.

 

Esta es una versión bastante cercana a la original, otorgándole el papel principal a un cello que aporta una profundidad sonora impecable. Una ejecución perfecta para una canción que bien podría ser la cabecera de la serie.

 

 

Imagínate a Tyrion con estética cyberpunk, armaduras de exoesqueletos fosforescentes y brazos biónicos. Es el improbable futuro hacia donde nos dirige la escucha de esta versión. Todo muy 2.0.

 

Una guitarra española que nos trae olores a azahar, pasión grecolatina y siesta y paellas en vez de prostíbulos, cuernos de vino y muros de hielo. Quizá el cambio sería demasiado flagrante. Pero nunca llegaría el invierno.

 

 

Esta es la parodia definitiva. Un rap la mar de currado que te sacará lágrimas como puños de la emoción. Ten un cleenex a mano. Todo muuuuy profesional. Así se las gastan estos yanquis.

 

Por estos lares también nos sabemos deshuevar del universo creado por George RR Martin. Si a eso le sumamos nuestra confesable devoción por los ritmos reggaetoneros, obtenemos esta joya atemporal. A ella le gusta el fuego valyrio.

 

 

La versión definitiva. El deshueve máximo. El vídeo que acabarás poniendo en bucle a tus colegas cuando vengan a casa a tomar unos daiquiris. EPIC WIN.