Acerca de...

Para finalizar este querido puente que nos deja, por otro lado, una corta semana (¡siempre hay que mirar el vaso medio lleno!) tienes un plan al que debes prestar atención. Los alemanes Jelousy Mountain Duo y los Octopus Garden (estos segundos son producto nacional) invadirán el escenario de la sala Wurlitzer Ballroom con su música loca, transgresora, experimental, diferente… y buenísima. La noche del martes, 8 de diciembre, día de la Constitución de la que últimamente se habla tantísimo, tienes un evento idóneo para evadirte de las compras navideñas, la campaña electoral, la contaminación y la demás vorágine cosmopolita. Te invitamos a ver a estos dos grupos que no se parecen a nada. Compruébalo por ti mismo.

¿A qué suena?

En el caso de nuestros invitados alemanes, ellos mismos se describen como “Un lugar entre la interpretación modernista de una películade Kurosawa y las divagaciones abstractas de un sabio loco en su santuario de la colina”. Toma ya. Nosotros os podemos dar algo un poco más concreto, algo que puede recordar a la respetada banda de math rock June of 44. Ritmos variables tantas veces como se pueda imaginar en un mismo tema, acordes de guitarra y bases de batería que parecen no responder a ningún patrón, fragmentos luminosos, otros oscuros… en fin. Algo sorprendente y con mucho rollo.
No obstante, no podemos adelantarte demasiado en el caso de Octopus Garden. Sabemos que han grabado disco este año pero, a pesar de que pinta bien, aún no sabemos cómo suena. Podremos comentarlo después después de la noche del martes, la cual promete mucho.

¿Por qué tienes que ir?

Pocas oportunidades tendrás de ver a dos grupos así unidos en un ambiente tan familiar como el que provoca la sala Wurlitzer Ballroom. El math rock mola mucho, pero la experiencia es muy diferente en directo, ese desde luego, y un grupo como Jealousy Mountain Duo te lo puede demostrar muy bien. El próximo 8 de diciembre estará ocurriendo algo muy interesante en el pleno centro de la capital, y no te lo puedes perder. La escena española y la alemana se juntan para enseñarnos qué se cuece en la música más rebelde (musicalmente hablando) de estos tiempos convulsos, queridos amigos. No te lo pierdas.