El Festival Internacional de Benicàssim tiene fama de albergar una fauna de lo más peculiar, claramente diferenciada en dos ramas genealógicas. A saber:

1) Ingleses sonrosados que muestran sus vergüenzas sin pudor alguno.

2) Modernuquis de aquí, con denominación de origen patria, en teoría más comedidos, pero sin menospreciar eso de la sangre latina y caliente.

Lo más curioso es que estas dos ramas no suelen cruzarse, y ahí subsisten, prácticamente sin interactuar más allá de un tírame ahí un mini y te hago gestos ostentosos de que me traigas otro o vaya codazo me ha remendao el de alante.  ¿Estará en 30 años la localidad castellonesa plagada de jubilados lechosos que en su día fueron fibbers y tienen morriña de sus locos festivales de juventud? ¿Se llevarán bien con los lugareños? Seguro que estas increíbles fotos te sacan de dudas.

spinnerbbblbbbr
Number of votes: 0