Somos conscientes de la cantidad de vídeos de niños artistas que circulan por la red mostrando lo prodigiosos que son. Piensa en lo más asombroso que te puedas imaginar: un pequeño de 4 años tocando una fuga de Bach, una enana de 3 haciendo un solo de guitarra que ni Brian May… En Fan On Fire no somos muy seguidores de destruirle la infancia a los niños, y mucho menos de los programas de talentos. Imponer a un pobre crío que cumpla las frustraciones de un padre o una madre al que le gusta Rocío Jurado pero que nunca supo cantar, nos supone un poco aberración. Pero no hemos podido resistirnos a compartir con vosotros el talento de algunos pequeños grandes que no sólo tienen cierta habilidad para la música, si no que derrochan un carisma muy especial. Son amantes de la música desde muy jóvenes, y eso nos llega al corazón.

Es el caso de Cornelia, la batería de la increíble Children Medieval Band. Este trío, formado también por Stefan y Olga, nació en 2011 y ya ha dado conciertos ante más de 10.000 espectadores, como el de apertura del grupo Rammstein en Denver. Los tres hermanos comenzaron a tocar teniende entre 6 y 9 años. Afirman ser la única banda infantil del mundo que toca música medieval y renacentista, a pesar de que andan buscando su propio estilo, algo que fluctúa entre el heavy metal industrial con influencias de la música medieval. Ahí lo llevas.

 

 

Con más de un millón de visitas en Youtube, y aunque parezca que hoy nos hemos puesto metaleros, no podemos ocultar a esta niña prodigio de 5 años. Eduarda Henklein es conocida en todo Brasil y ha deprimido a más de uno, concretamente con su batería de Toxicity de System of a Down (leed por favor los comentarios de Youtube).

 

Aquí podemos ver a Eduarda con su banda al completo (le sacan un par de cabezas, sí), haciendo una cover del Enter Sandman de Metallica.

 

Y por si alguno se perdió a este renacuajo que con menos de 3 años consiguió 35 millones de visitas, nunca es tarde. Comienza tu fin de semana con una gran carcajada por la maravilla de interpretación del Hey Jude de The Beatles que hace Ha Yangwoon desde Corea del Sur. Una invención del inglés digna de muchos de nosotros, aficionados que en los conciertos intentamos el “aiwanchufri”; pero, lo mejor, ese reconocible grito homenaje a Paul McCartney que abre el fade out más largo de la historia de la música. ¡A disfrutarlo!