Una de las características más reconocidas del líder de The National Matt Berninger es la de ser un “culo inquieto”. Bien sea colaborando con media docena de artistas en el mismo año, o con una gira interminable con su banda para presentar el estupendo Trouble Will Find Me que se ha extendido durante dos años, Berninger es uno de esos artistas de los que siempre tenemos novedades que contar.

Preparando el que será el nuevo trabajo de The National, para el que dice ya tener escritos los borradores de 30 canciones, Berninger ha sacado también tiempo para dedicarse a un nuevo proyecto junto a Brent Knopf (líder de Ramona Falls y ex componente del trío Menomena), El Vy. El álbum debut verá la luz el 30 de octubre a través de 4D bajo el título Return to the Moon, y ellos mismos lo describen como “casi un musical” basado en el romance entre dos personajes, Didi y Michael, inspirados en los miembros de The Minutemen Mike Watt y D. Boon.

Sobre El Vy y el espíritu que rodea a Return to the Moon, el líder de The National afirmaba que es su trabajo más autobiográfico hasta la fecha, y que originalmente giraba en torno a su adolescencia en su Cincinatti natal:

Mi adolescencia fue inestable. No fue porque tomara drogas o algo parecido – tan sólo era un chaval temperamental, románticamente descontento y me sentía como un idiota, usando a The Smiths y a The Cure para encontrar almas gemelas. Pensaba en cómo me enamoré de la música y en cómo mi primo Peter me contaba que había visto a The Ramones y a The Smiths en The Jockey Club (una sala local). Para mí, Morrissey en Cincinnati era como encontrarte a un unicornio en tu jardín.

Además de este Return to the Moon también podemos disfrutar de otro adelanto, I’m the Man to Be, cuyo vídeo ha sido dirigido por otro viejo conocido de los fans de The National: Tom Berninger, hermano de Matt y director del estupendo documental Mistaken for Strangers, que gira en torno a la relación entre ambos hermanos. Todo lo que llevamos escuchado hasta ahora nos lleva a pensar que estamos antes una de esas joyas que puedes pasar desapercibidas para muchos, pero que desprende calidad por los cuatro costados. ¡Y tenemos ganas de escuchar más!